Los gallegos y nuestra zona horaria

Este domingo hemos perdido nuestra querida hora veraniega para pasar a la tristona hora de invierno. Esto a más de uno lo deja depre, ver como a las seis de la tarde se hace de noche cuando no hace mucho podíamos ver el sol a las 10 de la noche. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que en realidad somos unos bichos raros dentro de Europa, como lo demuestra el siguiente gráfico que he extraído de la wikipedia. En él podemos ver la diferencia entre la hora “legal” y la hora “solar” en los diferentes puntos de Europa (en este caso con el horario de verano).

Tzdiff-Europe-summer

Leyenda

Como se puede ver en la leyenda que adjunto a la derecha somos un caso único en Europa, somos el único lugar en el que el reloj “legal” va más de 2 horas y media por delante del reloj “solar” en verano. Así nos pasa que cuando salimos al extranjero lo primero que pensamos es “joe, que pronto anochece aquí”. Y luego querían quemar en la hoguera al pobre de Anxo Quintana cuando propuso lo de cambiar nuestra zona horaria.

Zadeh y la lógica difusa

Zadeh

El amable viejecito que veis en la foto es Lofti A. Zadeh, profesor de la Universidad de Berkeley en California y lo más parecido a una estrella del rock que existe en el campo de la inteligencia artificial. Y con lo de estrella del rock no me refiero a que le dé por tocar la guitarra, sino a que la gente se da de codazos por ir a una conferencia suya y sacarse fotos con él. Actitud que al principio te parece un poco penosa para un académico respetable, pero al final cuando pasa por tu lado no puedes evitar sucumbir a la tentación y sacarte una foto con él.

Hace unos días tuve el placer de asistir a una conferencia suya y descubrir que, a pesar de sus 88 años, sigue teniendo una mente despierta, sigue trabajando en lo suyo y dirigiendo tesis doctorales, y tiene el humor suficiente para bromear. Por ejemplo al final de la charla se bajó de la tarima por el lado contrario a las escaleras ante el susto de todos que pensábamos que se iba a matar, el tío dio un salto y se marco un bailecito como queriendo decir: “si estoy hecho un chaval”.

Pobre

Pero ¿que ha hecho Zadeh para merecer tal honor por parte de la comunidad científica?, pues inventar y desarrollar allí por los años 60 la teoría de la Lógica Difusa una rama de la inteligencia artificial que sigue muy en boga actualmente.

La base de la lógica difusa (o los conjuntos difusos) es muy sencilla o intuitiva. Pongamos el siguiente ejemplo: Vas por la calle y ves a un pobre pidiendo, te apiadas de él y le das un euro y piensas “bueno, un euro no lo ha sacado de pobre pero le habrá ayudado”. Como te gusta mucho racionalizar las cosas te das cuenta de la siguiente ley: “si eres pobre y alguien te da un euro, pues sigues siendo pobre”. Es decir, un euro no quita de la pobreza a nadie.

Pero, resulta que el pobre en cuestión está en Madrid en una de esas manifestaciones en las que van juntas más de un millón de personas (aunque luego fácilmente se demuestre que para que eso sea posible tenían que ir 20 personas por metro cuadrado). A medida que van pasando las personas le van dando un euro pensando que no lo va a quitar de la pobreza, pero que le ayudará. Al final de todo si nuestra ley es cierta el hombre seguirá siendo pobre y tendrá más de un millón de euros en el bolsillo ¿cómo es eso posible? Lo que solemos hacer para resolver la paradoja es poner un límite claro y preciso a las cosas, por ejemplo decimos que a partir de 1 millón de euros ya eres rico.

Pero ahora hemos creado otro problema, si tenemos 999.999 € y alguien nos da un euro hemos pasado de golpe a ser ricos, ¡ por un único euro !, incumpliendo nuestra intuitiva ley que decía que “si eres pobre y alguien te da un euro sigues siendo pobre”. La genial idea de Zadeh fue indicar que los límites de los conjuntos son en realidad DIFUSOS, sobre todo cuando se aplican a expresiones del lenguaje (“eres alto”, “eres gordo”, “está lejos”, etc.) . Podemos considerar que alguien con un millón de euros es rico, pero alguien con 999.999 € no es rico pero casi (o expresado de forma más matemática su grado de pertenencia al conjunto de personas ricas es de 9,9 sobre 10). Podemos ver las diferencias más claramente en la siguiente imagen:

Conjuntos difusos

La idea es que uno no pasa de golpe a ser rico, uno se va haciendo poco a poco rico a media que va metiendo euros en el saco.Es más podemos pertenecer a distintos conjuntos con distintos grados de pertenencia: una persona de 1,80 la podemos considerar de altura normal pero también la podemos considerar algo alta, que es una forma más humana de pensar que la de poner límites absurdos a las cosas.

Y que tiene que ver eso con la inteligencia artificial, considerar por ejemplo una máquina de fotos con enfoque automático, puede tener unas reglas que digan algo por el estilo de “si hay POCA luz aumentar el tiempo de exposición”. El término “poca luz” es difuso por naturaleza, si nos empeñamos en ponerle límites fijos (entre el 0% y el 25% de claridad) el funcionamiento de la máquina de fotos será a saltos cuando estemos cerca de los límites (con el valor 25 de claridad se ejecuta la regla, con el valor 26 no). Si utilizamos conjuntos difusos el funcionamiento será más suave (con el valor 25 se ejecuta la regla, con el 26 se sigue ejecutando pero con una intensidad ligeramente disminuida). Si compráis cámaras japonesas que no os extrañe que tengas algún controlador difuso en su interior, aunque no se suele publicitar ya que es un término muy técnico (aunque he llegado a ver hasta lavadoras con lógica difusa).

La ciencia en España no necesita tijeras…

Una cosa que tengo clara es que en política se puede ser un inepto, pero no un mentiroso. Es decir, puedes intentar arreglar el país y que tus medidas lo lleven directamente al hoyo pero oye, nadie dirá que no lo has intentado y ahí están las elecciones para darte el pasaporte. Pero lo que no soporto en un político es la mentira y la hipocresía, es poner cara de poker y decir una cosa a sabiendas de que estas pensando la contraria y probablemente al final hagas algo que no se parece ni a una ni a otra.

Claro ejemplo lo vemos en la próxima subida de impuestos que iba a ser “limitada y temporal” y sólo pagarían “las rentas altas” para al final acabar subiendo el IVA (no sabía que las rentas bajas no pagaban el IVA), dejar que Cristiano Ronaldo y compañía sigan pagando porcentualmente menos impuestos que un currito de obra y que esto tenga visos de quedarse así para siempre.

La ciencia en España no necesita tijeras…

La ciencia española no necesita tijeras

De todas formas esta entrada no va de la subida de impuestos, lo he puesto porque está de actualidad e ilustra claramente lo que quiero expresar. Esta entrada surge de una iniciativa de Internet a la que me he sumado y va de la situación de la ciencia en España y del hecho de que el presupuesto destinado a investigación vaya a reducirse este año un 37%.

En un país donde el modelo económico se basa en la construcción y en el turismo de masas a todos los presidentes del gobierno nada más llegados al poder se les llena la boca de decir eso de que “hay que cambiar el modelo productivo” y centrarse en la ciencia. Para después, llegadas las vacas flacas, ponerse a dar dinero a mansalva para levantar aceras que habían sido levantadas hacía unos meses para salvar a las empresas constructoras y maquillar las cifras de paro y luego dar cuatro duros a las empresas que innovan. Además es de traca que se gasten una pasta en carteles en los que se puede ver claramente quién paga la obra, pero hay que pillar las gafas de ver de cerca para ver de que obra se trata (cuando no ocurre que el propio cartel es más caro que la obra en cuestión).

La ciencia en España, mal que nos pese, depende de la financiación pública. Pocas son las empresas que tienen una cultura innovadora e ir a las empresas y hablarles de los beneficios que, por ejemplo, podrían traerles las técnicas novedosas basadas en la inteligencia artificial es un trabajo igual de productivo que predicar en el desierto, lo sé porque lo he sufrido en mis carnes. Recortar los proyectos de I+D, las becas, los contratos de investigadores, etc. en los niveles que se está hablando es volver a caminar hacia atrás después de lo poco que se había avanzado en estos años.

El cachondeo de los ministerios

Sinceramente, una muestra del poco interés que los políticos le dan a la ciencia es el hecho de que aunque tengamos un ministerio propio este parece un cajón de sastre donde meter y quitar cosas. He tenido que tirar de wikipedia para aclarar un poco la cabeza de los cambios de los últimos años: hemos pasado de un Ministerio de Ciencia y Tecnología con Aznar, substituto del Ministerio de Industria de toda la vida, a volverlo a separar de industria y mezclarlo con educación con Zapatero en el Ministerio de Educación y Ciencia. Actualmente existe el Ministerio de Ciencia e Innovación, separado del de educación aunque inicialmente incluía las competencias de educación universitaria. En abril del 2009 estas competencias volvieron al Ministerio de Educación. Si no os habéis enterado de nada no me extraña. Sin embargo el Ministerio de Fomento sigue ahí desde hace más de un siglo con meros cambios estéticos en su nombre. O en tiempos de crisis mantenemos ministerios tan inútiles como los de Igualdad o Vivienda.

Y para el que piense que esta entrada es partidista aquí en Galicia con el PP tenemos más de lo mismo. Lo primero que hicieron nada más entrar fue cargarse la Consellería de Innovación e Industria y mezclarla con Economía en la Superconsellería de Economía e Industria. Vamos, que cada vez que tengo que pedir una ayuda a un organismo público tengo que coger la wikipedia para saber a quién dirigirme. Por no hablar del desmantelamiento del Centro de Referencia e Servizos de Software Libre (Mancomún), mientras seguimos lapidando dinero en la inútil Cidade da Cultura.