Curso de inglés para torpes

Ya sabemos que a los españoles el inglés se nos atasca un poco (más o menos al mismo nivel que a los ingleses se les atasca el español, todo hay que decirlo). Por ello hoy os propongo un curso de inglés para torpes en unas breves lecciones

Lección 1: Cuidar la pronunciación

Todo el mundo sabe que una buena forma de aprender un idioma es fijarse en sus canciones y tratar de reproducirlas de la forma más fidedigna posible. Aquí os dejo dos ejemplos clásicos, uno del Principe Gitano y otro del inefable Raphael…

Lección 2: Aprenda a sortear fácilmente preguntas comprometidas

Una vez practicada la pronunciación deberemos aprender aquellos latiguillos comunes y que se pueden emplear en cualquier parte de una conversación y nos ayudan a salir de situaciones comprometidas… si no sabe lo que le preguntan responda con un “Zenkiu” y asunto arreglado…

Lección 3: No se preocupe excesivamente en casar sujeto, verbo y predicado

Esas molestias gramaticales están ahí para que los académicos se las den de listos, quien no entiende una frase como “everidei, oldei, bonsais”

Lección 4: En discursos largos… no se olvide su chuleta

Leer de un papel ayuda si tiene que leerse un discurso largo y complicado. Si ha practicado la lección 1 sobre pronunciación podría hablar horas sin parar sin ningún problema, veamos algunos ejemplos…

Si tiene medios apóyese en un Teleprompter y verá que natural queda el “espich”

Lección 5: Confianza ciega

Todo el mundo sabemos que la confianza es fundamental para hablar idiomas, así que no se corte y salga al ruedo y hable sin ningún pudor… “güai rison… bicos she is mai frien”, yo no lo podría haber dicho mejor.

Lección 6: Vea la televisión en otro idioma

Ver las noticias en otro idioma siempre ayuda, si acaso un poco de traducción simultánea nunca viene mal para captar aquellos matices que hayan podido pasar inadvertidos.

Lección 7: Practique otros idiomas

Todo el mundo sabe que la práctica de un idioma produce unas sinergias que facilitan el aprendizaje de otros, como por ejemplo el francés:

El italiano…

El alemán…

Y el, bueno no sé que idioma era este…

Finalizamos aquí, esperemos que con estas 7 breves lecciones enseguida podamos tener conversaciones en inglés tan fluidas como la que mostramos como epílogo…