La saga de Dune, por Frank Herbert

Hace no mucho le dediqué una entrada a la saga de la Fundación, de Isaac Asimov, pero tenía la sensación de estar haciendo un agravio comparativo con otra genial saga de ciencia ficción, la saga de Dune escrita por Frank Herbert. Y es que si los libros de Asimov son muy apreciados en el mundo de la ciencia ficción los libros de Frank Herbert no lo son menos, es más, la primera novela de la saga cuyo título es simplemente “Dune” es citada muchas veces como la mejor novela de ciencia ficción de la historia… y no lo digo yo, lo dicen los lectores de la revista de ciencia ficción Locus que hasta tres veces (en 1975, 1987 y 1990) la seleccionan como la mejor novela de ciencia ficción escrita hasta entonces.

El universo de Dune

Dune universoPero, de qué trata Dune, trataré de contarlo sin destrozarle la trama al que no haya leído la novela, así que me ceñiré a aquellos datos que podéis encontrar en la contraportada del libro o en las primeras páginas del mismo (bueno algún dato más doy pero es que sino tendría que autolimitarme mucho). Empezaremos por situarnos en su universo: nos encontramos en el futuro y han pasado unos 20,000 años desde el momento actual, la raza humana se ha extendido a lo largo de distintos planetas por la galaxia, pero el futuro que nos encontramos es muy extraño. Y lo primero que causa extrañeza es que la sociedad en la que vive el hombre es una sociedad feudal, con sus emperadores, sus duques, condes y barones, solo que ahora en vez de disputarse partes de La Tierra se disputan planetas enteros.

Una de las causas de esta organización política es el “Jihad Butleriano“, es decir, la guerra santa que unos 10,000 años antes de los acontecimientos contados en Dune llevó a los hombres a destruir todas las máquinas dotadas de inteligencia artificial y a prohibir (bajo condena de muerte) la construcción de las mismas. “No construirás una máquina a semejanza de la mente humana” se puede leer en la Biblia Católica Naranja, el nuevo libro santo de la humanidad. Los detalles del esta guerra santa son mayormente desconocidos, y es que una de las características de Frank Herbert es que suele ser parco en las explicaciones que da en sus libros, prefiriendo dejar que la imaginación del lector se dispare. Esto es algo que no suele ser del agrado de todos que prefieren el estilo moderno de novelas que lo dejen todo atado y bien atado y que se puedan leer en la playa sin tener que darle mucho a las neuronas.

Pero las consecuencias de este Jihad Butleriano son tremendas para la humanidad, a pesar de que estamos en un futuro muy lejano los impedimentos a la construcción de máquinas inteligentes han limitado el desarrollo de la tecnología, de ahí que la humanidad haya caído en una civilización feudal similar a la de la Edad Media. Para paliar estas limitaciones la humanidad consiguió llevar a los límites las habilidades humanas para que estas sustituyeran a la de los ahora prohibidos computadores. Así tenemos a los Mentats, básicamente humanos cuyas capacidades mentales son similares a las de los computadores; los Navegantes de la Cofradía, cuya limitada capacidad para prever el futuro les permite trazar rutas seguras para el viaje espacial y doblar el espacio para realizar dichos viajes; o las Bene Gesserit, una orden matriarcal con capacidades mentales y físicas avanzadas que se encargan, secretamente, de llevar a cabo una selección genética de la humanidad buscando al hombre perfecto.

La especia Melange

Pero para conseguir desarrollar la mente y el cuerpo humanos hasta los límites insospechados es necesario un elemento fundamental, una especia denominada Melange. Dicha especia permite, por ejemplo, el trance de los Navegantes de la Cofradía que pueden de esta forma visualizar el camino antes de hacerlo. Además la melange previene las enfermedades amplificando el sistema inmunológico y aumentando la esperanza de vida de quién la toma.

Pero dicha especia tiene dos inconvenientes importantes: en primer lugar es aditiva, quién la toma se vuelve dependiente de ella, aunque su ingesta sólo conlleva ventajas, si dejas de tomarla sólo te espera la muerte, por lo que te vuelves un completo esclavo de la misma. Segundo, la especia sólo se encuentra disponible en un único lugar de la galaxia: el planeta Arrakis, más conocido como Dune ya que es, prácticamente en toda su extensión, un desierto. Además el planeta se haya infestado de monstruosos gusanos de más de 400 metros de largo, prácticamente indestructibles, y que atacan furiosamente a todo aquel que osa poner sus pies en el planeta desierto.

Esto nos lleva a un complejo modelo de lo que se ha venido en llamar despotismo hidráulico, que es un tipo de despotismo que se mantiene mediante el control de un recurso único y necesario. En este caso la Melange pero el término fue acuñado para referenciarse al control del agua usado en el antiguo Egipto o en Babilonia, y que tiene muchas resemblanzas con la actual dependencia del petróleo.

La trama de Dune

La trama de la novela de Dune se centra en la figura de Paul Atreides (posteriormente conocido como Paul Muad’dib), Paul es el hijo del Duque Leto Atreides, regente de una de las más nobles casas del universo. Los Atreides acaban de recibir el encargo del Emperador de hacerse con el control de la extracción de especia de Arrakis, reemplazando al salvaje control ejercido por los malvados Harkonnen. Pero aunque parece una buena noticia a priori en realidad los Atreides son conscientes de que están siendo acorralados en una trampa urdida por el emperador, que recela de la creciente popularidad del Duque. A pesar de todo deciden trasladarse a Arrakis, donde intentarán ganarse para su causa a los nativos locales, los salvajes Fremen, que viven una existencia desesperada en medio del desierto bajo el peligro constante de morir de sed o morir a manos de los monstruosos gusanos. Sin embargo los Fremen consideran a Dune su hogar y no están dispuestos a ser expoliados fácilmente. Los acontecimientos se precipitarán y pondrán a Paul Atreides en el ojo de un huracán que amenaza con barrer la civilización del universo tal y como se había conocido hasta entonces.

Las películas de Dune

En 1984 David Lynch adaptó la novela de Dune al cine, el resultado: pues desde luego no deja indiferente a nadie, o se odia o se idolatra. Yo tengo que decir que fui a ver la película al cine de estreno y casi me largo de la misma ya que uno esperaba ver una especie de Star Wars y se encuentra con un rollo incomprensible. Y es que este es uno de los defectos que le achacan al film, el libro es tan complejo que resumirlo para que quepa en la duración normal de una película hace que la trama sea muy confusa.

Sin embargo tengo que decir que, una vez leída la novela, la película es un acompañamiento fantástico para la misma. El carácter extraño que Lynch imprime a su filmografía encaja a la perfección con el carácter extraño del universo de Dune, una especie de edad media llena de naves espaciales y misticismo. Kyle MacLachlan (si, el de mujeres desesperadas) hace aquí su debut cinematográfico y resulta un Paul Atreides creíble (a pesar que su edad no corresponde con la del personaje). Además el vestuario y los decorados que aparecen en el film le dan una estética que no desentona para nada con la novela. Si acaso hay que achacarle unos efectos especiales que hoy en día causarían risa y que incluso para la época parecían anticuados. Pero mejor que lo veáis por vosotros mismos, os dejo el trailer original de la película, está en inglés sin subtitulos pero salvo cuando se ponen a berrear resulta bastante fácil de entender. Os propongo una adivinanza ¿quien es el rubiales que sale peleando a cuchillo en el minuto 1:52?

En el año 2000 se hizo otra adaptación pero esta vez para la pequeña pantalla en formato de miniserie. El resultado la verdad es que fue poco satisfactorio, a pesar de disponer de más tiempo y de, por lo tanto, contar mejor la compleja historia de Dune, los vestuarios y los personajes no encajaban nada bien con lo que presenta el libro. Yo sigo prefiriendo la versión de Lynch. Por cierto, que antes que la película de 1984 hubo otro intento de llevar la novela a las pantallas, con Dalí en el papel de Emperador, Orson Welles como el malvado Barón Harkonnen y con Moebius diseñando las criaturas y los personajes. Su director Alejandro Jodorowsky son cuenta como consiguió que Dalí y Welles aceptaran sus papeles (da casi para escribir otra película), una pena que al final no se llevara a cabo. Finalmente está en producción una nueva adaptación cinematográfica de la novela, esperemos que le dedique el presupuesto e ingenio necesario para hacerle honor al libro.

Conexiones de Dune

Os propongo otra adivinanza, esta vez muy sencilla, pensar en una película que trata de un planeta donde hay una sustancia de valor incalculable, pero donde viven unas bestias increíbles que dificultan la extracción de esa sustancia. Además no sólo están las bestias, existen seres inteligentes que consideran a ese planeta sagrado y que lucharán con todas sus fuerzas para evitar su devastación y expoliación. Pero una fuerza militar está obcecada en obtener el control de ese planeta para así enriquecerse con el comercio de dicha preciosa sustancia. Al final un miembro de esa fuerza militar invasora se convertirá en líder de la resistencia a la invasión y, de paso, se enamorará de una nativa que, casualmente, es la hija del jefe local. ¿Estoy hablando de Dune? pues aunque todo lo dicho arriba es aplicable a la novela, también es aplicable a una película reciente ¿adivináis cual?

También existen más conexiones. Por ejemplo toda la novela está plagada de términos árabes (Mahdi, Shaitan, Fedaykin, Muad’dib, etc.) y transcurre en un desierto bajo el cual está la sustancia más valiosa del mismo. Por dicho motivo la figura de Paul Muad’dib se ha asociado muchas veces a la figura de Lawrence de Arabia el militar inglés que unió a las tribus árabes y se convirtió en su líder en la guerra contra el invasor otomano. Además, ¿Arrakis no suena muy similar a Irak?

La saga de Dune

Finalmente quería acabar la entrada comentando el resto de novelas que componen la saga. Frank Herbert escribió un total de 6 novelas sobre Dune. La primera que hemos venido comentando hasta ahora forma una trilogía con las dos siguientes “El Mesías de Dune” e “Hijos de Dune” en las que se narra la vida de Paul Muad’dib. Sin embargo, así como la primera novela es fantástica estas dos no llegan a su nivel y su principal problema es que rompen con la imagen idealizada de héroe que nos habíamos hecho de Paul Muad’dib llevándolo a niveles que a veces resultan patéticos. Pero al parecer Herbert lo hizo con una intención clara, los héroes y los superhéroes a veces no son la solución sino el problema, os pongo un par de citas del mismo Herbert:

Se crean enormes problemas cuando los errores humanos se cometen en la escala de un superhéroe… Los héroes son un dolor, los superhéroes son una catástrofe. Los errores de los superhéroes nos llevan a la mayoría al desastre.

Tenía esta teoría de que los superhéroes son desastrosos para los humanos, de que aunque crearas a un héroe infalible, las cosas que este héroe pondría en marcha podrían caer en manos de mortales errantes. ¿Qué mejor forma de destruir una civilización, sociedad o raza, que poner en manos de un superhéroe las salvajes convulsiones que siguen a su juicio crítico y a su poder de decisión?

Con la cuarta novela “Dios Emperador de Dune” damos un sorprendente salto de 3.500 años para situarnos en un futuro en el que la humanidad se haya dominada por un descendiente de Paul Muad’dib. En este momento la saga vuelve a retomar el vuelo al romper las cadenas con el destino que tanto atenazaba a Paul y plantear nuevos e interesantes retos. Esta novela constituye un todo en si misma ya que la siguiente y 5ª de la saga “Herejes de Dune” se situa de nuevo a una distancia temporal considerable (1.500 años en el futuro) donde la humanidad se tiene que enfrentar a los descendientes de aquellos que huyeron del caos provocado por el Dios Emperador y que ahora vuelven arrasando con todo lo que encuentran a su paso. La siguiente y última de la saga “Casa Capitular: Dune”, es una continuación directa de la anterior y acaba en un cliffhanger que dejó a todo el mundo con ganas de más. Si tenemos en cuenta la estructura de los libros (una trilogía, un libro solitario y luego dos libros más conectados) parece evidente que la intención de Frank Herbert era escribir un séptimo libro de la saga, pero su muerte un año después de terminar esta novela frustro sus planes (y como dijo Brooke Shields, si te mueres, has perdido una parte muy importante de tu vida).

Las nuevas novelas de Dune escritas por el hijo de Frank Herbert

La saga bien podría haber acabado aquí muy dignamente, pero no, se ve que a su hijo (Brian Herbert) y un colega que pasaba por ahí (Kevin J. Anderson) decidieron hacer caja con la herencia de Papa Frank. El resultado, que en unos pocos años han escrito 12 novelas sobre Dune y la cosa no tiene visos de parar. Escribieron una trilogía sobre la Jihad Butleriana y la guerra contra las máquinas (“Dune: La Yihad Butleriana”, “Dune: La cruzada de las máquinas”, “Dune: La batalla de Corrin”) que es de lo poco salvable que han escrito. Después hicieron una precuela sobre los hechos anteriores a Dune, donde el protagonista es el padre de Paul: Leto Atreides (“Dune: La Casa Atreides”, “Dune: La Casa Harkonnen”, “Dune: La Casa Corrino”) y finalmente perpetraron la traición que todos los fans de la saga original se estaban temiendo, escribieron la perdida séptima novela de la serie original (en realidad publicaron dos novelas consecutivas con la idea supongo de hacer caja y que llevaron por título “Cazadores de Dune” y “Gusanos de Arena de Dune”). Según ellos esta novela que cierra la saga se escribió basándose en las notas dejadas por su padre, notas que nadie ha visto y que se ha llegado a dudar incluso de que existan, más que nada porque esta novela parece más una continuación de las precuelas del terrible dúo, que una continuación de la obra de Herbert. Así que os aconsejo que no se os ocurra posar sus ojos sobre ellas.

Personalmente considero que la forma de tratar la herencia literaria de Tolkien ha sido mucho más correcta. Se han publicado sus trabajos inconclusos, a veces dándoles continuidad en forma de libros («El Silmarilion” o «Los Hijos de Húrin”) pero nunca sacándose historias de la manga.

About these ads

21 comentarios el “La saga de Dune, por Frank Herbert

  1. A mí,la ciencia ficción no me vá. Ni la de ahora, ni la de antes. No se muy bien porque, pero son pelis que no me llaman nada de nada. Con lo cúal Edu, hoy: sin palabras. Un beso

    • Pues si precisamente escribo estas entradas es para gente como tu, que nunca se le habría ocurrido abrir un libro de ciencia ficción, a ver si consigo convenceros de lo contrario… A los frikis que se saben de memoria la letanía contra el miedo de las Bene Gesserit (que alguno conozco) probablemente esta entrada les parezca corta y llena de inexactitudes.

  2. yo no lo pillaría Edu…….mira, hay dos generos que me horrorizan, la ciencia ficción y las novelas de amor….a mi me encanta el misterio y las policiacas…..habeis leído “la niebla herida” me ha encantado, os la recomiendo!!!!.
    Edu, te propongo un trato….yo intento leer una que tú me recomiendes de ciencia ficción y tú te lees la niebla herida….que te parece?????

    • Yo me apunto, de hecho ya la he localizado en las bibliotecas municipales, en cuanto quede libre la pillo. Por la trama tiene pinta de ser algo así como “La sombra del viento”. Que conste que yo no leo solo ciencia ficción, también le pido a mi mujer que me recomiende libros que le hayan gustado, eso si no caigo tan bajo como para leer uno de Danielle Steel, pero por ejemplo el Diario de Bridget Jones estuvo muy bien.

      En cuanto a recomendarte uno de ciencia ficción: te doy varias alternativas todas muy conocidas y famosas:

      * La fundación: quizá el más fácil para empezar, relatos cortos y fáciles de leer, y si te gustan los puedes completar con las secuelas. El único inconveniente es que al ser relatos cortos ha veces a la gente le cuesta hacerse con el hilo de la historia (de un relato a otro cambian casi todos los personajes)

      * El juego de Ender: Aunque situado en el futuro la ciencia ficción no es la base de la historia. Se trata de un niño al que entrenan para convertirse en comandante de la flota espacial ante el peligro de una invasión. Va más de la transformación de un niño en un líder y casi la podrían haber ambientado en otra época.

      * Dune: El de esta entrada, es más largo y complejo que los anteriores pero probablemente sea mejor.

  3. Sin problema, yo te dejo el de La niebla herida, y yo creo que me voy a decantar por el de El juego de Ender, a ver como hacemos para pasartelo…..ya veras como te gusta. un biko

  4. A mi no me desagrada la ciencia ficción, pero a Dune no le he cogido el punto, fíjate. Pero El juego de Ender no tiene mala pinta.
    Mi hija acaba de leer “Los juegos del hambre” que en teoría es literatura juvenil, pero por lo que me ha contado, no debe estar nada mal. Ella está deseando que publiquen la segunda parte.

    • Bueno, yo me tragué los de Harry Potter como un quinceañero más, al principio parecen un poco chorras (el quidditch ese debe ser el deporte más tonto inventado en la literatura), pero a partir del tercero (el prisionero de Azkaban) la trama se va haciendo más adulta. Son muy recomendables

  5. Sorprendente, he llegado aquí de casualidad y me he quedado gratamente sorprendido al encontrarme este artículo sobre Dune. Soy un admirador de la saga y del autor.
    Aunque conocí mucho antes a Asimov y sus Fundaciones, y pensé que sería complicado volver a encontrar algo que se le asemejara, Dune me hizo cambiar de idea a las pocas páginas de comenzar el libro. Este lo encontré de casualidad en una librería de viejo, y debe de ser una de las primeras ediciones en castellano. Como os podeis imaginar, a partir de ahí no paré hasta localizar la totalidad de la saga, y otras novelas del autor. En estos momentos, he podido hacerme tambien con algunos de los títulos publicados por su hijo, como continuación o “precuelas” de la saga.

    Para Vane, si lees El Juego de Ender, no podrás menos que buscar despues La Voz de los Muertos, tambien de Orson Scott y continuación del primero, dos genialidades.

    La adivinanza, es Sting el el que pelea con Paul Atreides.

    En fin, paro porque si no me acelero dado que me encanta la CF.

    Mi enhorabuena para el autor del blog, y seguro que a partir de hoy, me paso con asiduidad por aquí.

    Un saludo.

    • Pues nada, bienvenido, yo también soy fan de la CF y también de las novelas de fantasía como el Señor de los Anillos.

      A ver si en la nueva película de Dune le hacen justicia a la saga. Por cierto que también he leído por ahí que andan en trámites para hacer una película del juego de Ender… miedo me da lo que pueda salir.

  6. Edu, creo que has encontrado la horma de tu zapato…Por fin alguien que te entiende de verdad, no como nosotras(jijijiji). Un beso

    • Huy no creas, si frikis de la ciencia ficción ya conozco unos cuantos (también mujeres), pero en mi familia (política incluida) no ha calado la afición… menos mal que yo ya estoy aleccionando adecuadamente a las nuevas generaciones, por lo menos las que están a mi cargo

  7. También me considero un fan de Tolkien y del Señor de los Anillos, tuve la suerte de hacerme con una edición limitada, con los tres libros en un sólo tomo, en formato biblia, osea, dos columnas por página, incluía un precioso marcapáginas de plata.
    Pero mi afición, no termina en la CF, la novela histórica, sagas como el Clan de Oso Cavernario, O la Tribu de la Tierra, pasando por La Odisea o Las Ratas, no sé, bueno, la verdad es que me gusta un poco todo, por lo que espero disfrutar con vosotros de más libros, y de más temas.

    • Tío, ¡ sal de mi cabeza ! :-D … yo también me he leido la saga del Oso Cavernario con Aila y Jondalar y sus múltiples aventuras. De todas formas la primera estaba bien pero el resto se me hizo muy pesado. Eso de tirarte 20 páginas describiendo como hacer una balsa con pieles pues como que me superó.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s