La Tierra ¿tiene forma de pera?

Ante el inicio del curso académico y acabadas definitivamente las vacaciones retomamos un poco la vida en el blog…

Este fin de semana jugando con los peques a un Trivial versión infantil nos encontramos con la siguiente pregunta: ¿A que fruta recuerda la forma de La Tierra vista desde el espacio?

El pequeño de la familia soltó alegremente “a una pera”, ante el recochineo general del resto de la familia imaginándonos que La Tierra en la mente del peque debía ser algo tal que así:

El recochineo cesó de inmediato cuando le dimos la vuelta a la tarjeta y descubrimos la respuesta correcta, a juicio del Trivial Pursuit…

WTF! ¿La Tierra tiene forma de pera desde el espacio? ¿Nos hemos vuelto locos? Por si alguien lo ha olvidado recordemos cómo es La Tierra vista desde el espació recurriendo a la famosa foto Blue Marble (canica azul) sacada en 1972 por la tripulación del Apolo 17 a una altura de 45,000 km.

Blue Marble. Fuente

Entonces ¿Por qué el Trivial Pursuit da por válida la respuesta de la pera?

Podríamos decir que el juego no anda del todo descaminado en la respuesta, quizá la forma de expresarlo refiriéndose a “cómo se ve desde el espacio” no sea la más acertada, ya que esta claro que a simple vista y desde el espacio La Tierra no es más que una canica redonda.

Desde pequeños se nos dice que La Tierra no es perfectamente esférica, sino que está achatada por los polos, por lo que su forma es más bien un esferoide oblato y no una esfera propiamente dicha. Viendo la figura matemática de este esferoide nos podemos imaginar que quizá la respuesta “manzana” era más correcta que la respuesta “pera” en el Trivial.

Esferoide oblato. Fuente

El hecho de que no veamos La Tierra con la forma de esta figura es porque el achatamiento de los polos es insignificante comparado con el radio de La Tierra. Así el radio ecuatorial es de 6.378,1 km mientras que el radio polar es de 6.356,8 km. Es decir, una diferencia de unos escasos 21 km, inapreciables a simple vista.

En un planeta como Saturno, el achatamiento es mucho más visible, ya que los diámetros ecuatorial y polar son respectivamente 120.536 y 108.728 km (casi 12.000 km de diferencia). Este efecto es producido por la rápida rotación del planeta, su naturaleza fluida y su relativamente baja gravedad.

Saturno con su forma cláramente achatada por los polos. Fuente

Las modernas mediciones de los satélites artificiales indican que la forma de La Tierra no es tan perfecta como podría parecer desde el espacio, e indican que ni siquiera el achatamiento de los polos es homogéneo, estando más achatado el Polo Sur que el Norte, y de ahí la forma de pera admitida como respuesta válida y que se puede ver en la siguiente (y exagerada) figura.

La Tierra y su forma de pera. Fuente

En la actualidad, y con los datos de satélites como el Gravity Field and Steady-State Ocean Circulation Explorer (GOCE) se sabe que La Tierra es más bien una esfera arrugada, por lo menos a nivel de sus efectos gravitatorios. No hace mucho aparecieron en la prensa las imágenes sacadas de los datos de este satélite y su forma de patata dio la vuelta al mundo.

Representación de la Tierra con datos del satélite “Goce”. Fuente

Hay que recordar que estas imágenes están claramente exageradas y, por lo tanto, no hay que caer en la idea de que La Tierra tiene esa forma. Además, para mí La Tierra siempre tendrá forma de una canica azul flotando en el espacio.

Un poco de humor para acabar

El hecho de que algunos titulares resaltaran la “pericidad” de La Tierra ha dado lugar a más de un chiste, sobre todo en el Reino Unido donde la expresión “gone pear-shaped” que traduciríamos literalmente como “ha tomado forma de pera”, se traduciría en realidad como “se ha ido irremisiblemente a la porra” o “ha fracasado de forma estrepitosa”.

Extraterrestres: Dios mío. La Tierra ha tomado forma de pera / ha fracasado estrepitosamente. Fuente